música, ondas

El arte de cambiar las cosas

El fin de semana estuve muy ocupado viendo muchas películas, tratando de leer Choke y recopilando momentos de mi vida de manera a mirar para adelante. As usual.

Lo interesante de estos días fue que me topé con una canción en un contexto ideal. Los créditos del filme Defendor, aparecen con la canción “Help, I’m Alive” de Metric de fondo.

Cargué este tema a la web, para compartirlo con amigos y contactos en Twitter y Facebook, sin haber profundizado mucho más que en la melodía.

La película, Defendor, es un drama con algunos toques de humor. Woody Harrelson, en el papel de Arthur Bonnington, se come la pantalla actuando como un hombre con cierto retraso mental, pero que aún así intenta ser un superhéroe.

Defendor no evita los clichés de los comics, sino que los usa a su favor, Peter Stebbings, director y escritor reconoce esto. Al final, lo que nos muestra es que quizás no se necesite tener superpoderes para hacer cosas extraordinarias y que también la gente espera mucho que otros hagan las cosas que bien podría hacer uno mismo.

Con el cierre y la misión cumplida de la película, me fascinó “Help, I’m Alive”. Hasta que, (mi mentor) Raúl Vega me cuenta que Emily Haines escribió esa letra en particular (y otras del disco) en Buenos Aires, Argentina.

La mina se abrió de donde estaba y encontró en la capital argentina su lugar en el mundo. Sentía que podía componer y lograr algo que marque el rumbo que tomaría su vida. Sencillamente creo que lo logró.

Se que es cursi, pero en fin, dos cosas; primero al momento que algo te gusta, es obligación profundizar y entender mejor todo el proceso de creación, más si es algo artístico. Ayuda, uno comprende otras cosas además de lo que ya viste, escuchaste y sentiste.

Segundo, hay sitios en donde uno se siente mejor. Categórico.

¿Estás vos en un lugar así? ¿Tenés el poder de cambiar las cosas que están mal?

Eso nomás quería decir.

Estándar

2 thoughts on “El arte de cambiar las cosas

  1. Emily Haines me conquistó con ese videito en Buenos Aires, desde escuchar ese tema en piano, bien desenchufado y ver cómo le pintan a la ciudad, a la gente y a los edificios :)aaaaaah placentero!
    Hay sitios donde uno se siente mejor. Si. A mí me pasa copilotando viajes largos con audifonos gigantes. Así nomás. He dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s