General, periodismo

Al pelo

Dice el filósofo tuitero suicida contemporáneo (?) Shogui: “Dramas ajenos, puedo vivir sin ellos“. La verdad es que, al contrario, yo no y acá voy.

Tengo un terrible problema con mi cabello. Es verdad, desde hace un par de años. Tras abandonar la pubertad creo yo.

Ajetreado, mi pelo se cansó. Pasó por los colores primarios y un par de secundarios hasta decir basta; “Esto no va más”. Desafortunadamente para ustedes morbosos, no hay archivo fotográfico al respecto.

En fin, lo discuto. Digo hoy día que porque “así es la moda”, me estoy dejando las entradas, cuando en realidad no tengo excusa para enfrentar mi realidad.,,que me estoy quedando calvo.

Aún frente a esta situación, gallardamente paso meses sin ir a la peluquería. Un nido de carancho como sombrero, trae consigo constantes reclamos, por parte de novia, amigos, familiares y hasta jefes. Otros, hacen la sencilla y se cagan de risa.

En uno de esos viajes al volante en los que uno encuentra el significado de la vida y se olvida de tamaña epifanía en el semáforo, pensé; “Hay canciones para escuchar despeinado”.

Puede que sea una referencia indie-hipster para una patética puesta en escena de cualidades físicas, pero me sirve igual para arrancar.

Por ejemplo;

1901 – Phoenix

Machu Picchu – The Strokes

You, me, dancing – Los campesinos

Skeleton Boy – Friendly Fires

Forever and ever, amen – The Drums

Todas estas canciones te dan esa sensación de que podés tener el pelo hecho un desastre y no pasa nada. Total estás limpito y con ropa de marca. (?)

Sí, acaban de leer un post completamente individual, en base a mi pelo y los problemas que me trae. Quizás alguna vez hasta no me dejen entrar a algún lugar por este motivo.

Oh sí. Lo acabo de hacer.

Acabo de meter una crítica con cinco canciones al triste nivel del periodismo paraguayo. De poder usar los espacios noticiosos más importantes a nivel nacional para una cuestión sumamente insustancial.

Uno puede quejarse todo lo que quiera, pero para todo hay un lugar. Las redes sociales son ese espacio ideal. Hasta los blogs ponele, pero no los diarios. Los periódicos no.

Después nos quejamos los trabajadores de prensa a raíz de las críticas de la gente. Fundadas completamente. Podremos ser mediocres pero al menos tratemos de no demostrarlo tan a menudo a ese público, que de vez en cuando caza alguna.

El resto es historia. En busca de la verdad, uno podría traer a colación lo íntegro o no que puede ser el mandamiento en un cartel de “La casa se reserva el derecho de admisión”. Pero este no es el caso, no pasa así.

Estos son otros tiempos, tiempos en los que lo básico quedó completamente de lado. Como por ejemplo, tener la otra cara de la denuncia antes de que el administrador te marque el posteo como “Publicado”.

En donde en pos de las visitas y los comentarios los filtros se han deteriorado. En donde lo importante ha sido relegado.

Eso nomás quería decir.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s