periodismo

La vieja redacción está muerta

Foto Columna Zero

Foto Columna Zero

Olor a cigarrillo, café, gritos, risas y puteadas incandescentes intercaladas con absurdas exigencias de silencio.

– “¡Cállense todos, la putísima madre que no me puedo concentrar!

El repiqueteo incesante de una obscena cantidad de teclados operando en simultáneo. Una sinfonía en clave de QWERTY. Esos son los recuerdos más intensos que tengo acerca de lo que es una redacción, o al menos de lo que era no hace mucho, quizás menos de una década. Y de repente todo cambió, y no para bien.

Sobreviven los diarios, apenas, en ese esquema de redacción con tufo. Aunque de a poco también van cambiando, porque la gente va cambiando.

Millenials y su puta madre. (1)

Periodista ndahaei gente, es una verdad más vieja que el viento. Y las redacciones que viven en mi memoria eran como jaulas para estos grupos de casi-gente, que podía pasar con total normalidad de putearse en el día utilizando un lenguaje ofensivo y soez, capaz de hacer lagrimear a un camionero, a concluir la jornada compartiendo una cerveza como entrañables amigos en algún bar de mala muerte. Gente (es un decir) que podía pasar, casi sin escalas, de ver como una ardua redacción de 2.000 palabras termina decorando el basurero a recibir una sincera y emotiva felicitación por ser nota de tapa, y a la exigencia por ser tapa de nuevo al día siguiente.

Hábitat. Créase o no, ese lugar, esas condiciones, eran (y para mi siguen siendo) las ideales para escribir, y que a partir de ahí el reporte termine convertido en texto, audio o vídeo, esa es simplemente la etapa de difusión.

Las redacciones de hoy día tienen mucho de lo que he visto en agencias de publicidad, un tono distendido y animado, pero en un ambiente donde mover dos grados Celsius la temperatura, para arriba o para abajo, altera completamente el ecosistema. Las startups han creado un modelo híbrido en el que distintas especies conviven en una misma jaula; desarrolladores, diseñadores, administradores, community managers, y los peores especímenes de la selva: periodistas.

El resultado es francamente impactante, se ve un desarrollo web sin igual, con contenidos que son un deleite a la vista. Pero, a la manera de quiénes ven a payasos o animales hacer trucos fantásticos en un circo, nadie sabe realmente lo que hay por detrás, del lado menos mágico de la carpa.

La verdad es que la mezcla de personalidades en esta generación es un desafío, particularmente para los periodistas acostumbrados al hábitat mencionado en el primer párrafo. Pero hay que joderse cambiar con los tiempos, porque eso no va a volver.

La nueva generación de comunicadores es Millenial, viene con el chip incorporado. Sufre encarnizadamente las pequeñas derrotas y celebra desproporcionadamente ínfimos avances, se mueve dentro de un esquema distinto al de otras escuelas, y está para quedarse.

El reto está no en conseguir un bidón, nafta, fósforos y ponerse creativo en la oficina intentar convertir a los Millenials en cenizas humeantes otra cosa, sino en no mandar todo a la puta y dedicarse a pasear perros ya sencillamente en adaptarse al modelo que proponen, casi sin quererlo.

Estándar

One thought on “La vieja redacción está muerta

  1. Pingback: Capítulo #6: Hechos tecno-mier** | ¡¡Animate a opinar!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s