General

De emprender a aprender

La parte más difícil de mis días, todos los días, es el momento en el que tengo que despedirme de Luca, mi hijo de casi 3 años, del cual suelo hablar hasta el hartazgo de quienes comparten ratos mayores a 30 segundos conmigo. Como todo padre primerizo, estoy enamorado de él, veo en sus ojos la necesidad de un futuro mejor que mi pasado y sus respuestas, que son dos -distantes entre ellas- tienen siempre el mismo efecto, condicionar mi accionar diario. O es ‘chau’ o es ‘quédate’, pero en ambos casos me resulta el obstáculo más grande a diario para arrancar una jornada. Quiero vivir pegado a él.

Es similar a la situación que viví durante los últimos días y que empieza a cerrarse ahora que hago oficial mi salida de Ejempla. Sí, dejo de ser el editor periodístico del sitio que fundamos junto a Juanma Teixidó, Lars Klassen, Rodrigo Weiberlen y Camilo Guanes. Y sobre el cual, al inicio con el concepto del proyecto y luego con el contenido, me encargué de spammear en incontables oportunidades.

First things first. Primero lo primero.

Gracias.

Gracias. A Juanma por soñar despierto, a Lars por poner todo en tierra y en código, a Rodrigo por trascender la barrera de lo comercial con las ideas, y a Camilo por tanta convicción en lo que hicimos. 

Gracias. A Beltrán Macchi, por sus sabios consejos, a Víctor González Acosta por sus ejemplos quirúrgicamente precisos, a Rubén Mújica por sus inquisitivas preguntas que nos obligaban a fortalecernos un poco más en cuanto a nuestro leitmotiv, a Fidu González por sus cuestionamientos finos y precisos, y a Richard Careaga por su percepción del futuro del contenido a nivel web. 

Gracias. A todos mis compañeros desde el día 0, a todo el staff, actual y los que pasaron. Lore, Clara, Yesica, Luis, María Silvia, Fabiola, Larissa, Becca, Belén, José, Meli, Danilo, Macarena, Aki y por supuesto, apartado especial a la mente joven más brillante y talentosa que conocí en mi vida, Santi.

Gracias. A todos los colaboradores, Chung, Guille Ramírez, Milciades, Pablo Noé, Juanca, Angie Paiva, David Balbuena, Gaspar, Farid, Orlando, Alvaro, Ale Mendoza, Dani Duarte, Gabriel Grommeck, Juanqui Pane, Gisse Peralta, Mayara, Carlos Pefaur, Ale Cortese, Maxi Manzoni, Bruno Vaccotti, Fernando Duarte, Kike Cosp, David Bogado, Humberto Osnaghi, Ale Buzó, Sachi, Kure, Rubén Ramírez, Juanpa, Josefina, Matías, Theodore, María Zaracho, Laura Morel, Natalie Ríos y vaya a saber cuántos nombres más que no llego a citar.

Gracias. A las empresas que nos brindaron su respaldo en un mercado tan pequeño y su apoyo económico para arrancar, ahora es cuestión de seguir trabajando en el mecanismo de partnership que se estableció.

Gracias. A todos aquellos que nos brindaron minutos de su tiempo para contar sus historias, que nos contactaron para contarnos qué estaban haciendo y para mostrar que no solo de malas noticias vive el periodismo.

Gracias. A ustedes, a los que creyeron y confiaron desde un principio en lo que les proponía, una opción distinta al menú existente a nivel local de contenido.

Gracias. A ustedes, a los que no creyeron, a los que tiraron mierda desde el día 1, a los que aún esperan que se caiga todo, a los que nos quisieron tildar de ‘blog’ cómo si fuera eso un insulto.

Gracias. A Nadys, a mi familia, a los que apoyaron esta decisión y están ahí, en el mundo real, lejos de la tranquilidad del pacato mundo virtual.

Si leyeron hasta acá es porque realmente les interesa lo que tengo que decir, así que va.

Mi rol en Ejempla fue el de la persona encargada de definir editorialmente la línea de un medio joven, diseñado y desarrollado para una era móvil y social. No quiero empezar a pelar cifras, ni datos, ni nada de eso, pero estoy convencido de que logré mi cometido, por eso en parte esta decisión.

Al momento de emprender este proyecto, mi idea era la de generar contenido relevante, para entender la realidad. Así como nos lo había empezado a marcar Christian con Paraguay.Com en sus inicios. Lo hicimos, ganando un espacio crítico, llenando un vacío, con valor agregado en las notas. Eso lo firmo ahora y se lo discuto cuando quiera a cualquier detractor.

En este tiempo pude entender las posibilidades del alcance de la tecnología para entregar información a la gente, lo que hace que mi mente ya no esté en el mismo plano que a finales de 2013. ¿Es normal eso? No tengo la suficiente rigurosidad para definir lo ‘normal’, pero mi vida es cuestionarme constantemente. Cuando termine de escribir y publicar este post, voy a reclamarme internamente la selección de las palabras, la disposición de los párrafos, una coma sobrante, etc., y así espero ser hasta que me muera, cuando sea que pase eso.

Hay una fina línea entre estar conforme y ser conformista. Muchas veces aquellas personas que se jactan de estar siempre en lo correcto, son las que me parecen que cumplen con el segundo atributo, aún sin darse cuenta. Me rehuso inconscientemente a ser así.

Teniendo en cuenta estos últimos pensamientos también tengo que informar que Ejempla dará un salto de calidad hacia un mundo aún mucho más nuevo e inexplorado a nivel local que al que me tocó a mí al dirigir y dirigirme. El mundo ‘móvil’. No podría decir que mi trabajo terminó, porque no existe tal cosa.

“Lo perfecto es enemigo de lo posible”, suele repetir Juanma, y tiene razón.

Creo que estos casi dos años de trabajo nos permitieron a los integrantes y al público en general, saber qué es Ejempla. Una opción alternativa, con parámetros muy claros:

  1. Información que forma
  2. Narrada de manera inteligente
  3. Publicada con calidad.

Pero volviendo a lo de ‘alternativo’, eso no está respaldado en irse por las ramas o relacionado a lo caótico, a la exhuberancia de erudición, al snobismo cool de lo inentendible, sino a lo contextual y lo analítico. Eso no cambia, seguirá siendo así, pero se potenciará.

Me inflo el pecho y diganme soberbio las veces que quieran, pero la narrativa de Ejempla traspasó barreras de medios conservadores y tradicionales, obligando en algunos casos a que otras redacciones también se planteen necesidades que antes no veían como obligatorias, ante la ausencia de un competidor, molestoso e incómodo como terminamos siendo en algunos temas o en el uso de herramientas disponibles para todos.

Este proyecto me dio más alegrías en menos de dos años, que en diez de vida laboral en otros lugares y eso no se borra, ni se va a olvidar nunca. Va desde tener un programa de radio y cumplir mi pelotudo sueño de pasar la música que a mí me gusta y tratar de explicar noticias, hasta interminables charlas que iban desde el pulido fino en el desarrollo de una aplicación hasta temas profundamente censurables en horarios de protección al menor.

Pero volviendo a lo serio, ahora Ejempla está en un proceso de crecimiento muscular hasta diría biónico, muy centrado ya en el desarrollo tecnológico, pero la semilla periodística está plantada y germinando. Será cuestión de seguir acompañando el viaje, ahora ya en mi caso desde el vagón de los usuarios de una locomotora diría que hasta demasiado moderna para las vías que transita en Paraguay.

No obstante, cometo pecado de redacción, pero vuelvo a un punto pasado para poner énfasis en lo que prosigue. Solo son los que están contentos con la costumbre los que detestan los cambios, no es mi caso.

Es momento de cambiar, de elegir otro camino. Entendiendo que no es justo para el público, para mis socios, para el directorio, ni para mis nuevos compañeros, que pueda tener funciones en un mismo rubro, en dos medios distintos.

En unos días más, voy a estar plenamente integrado a la estructura del Grupo Nación de Comunicaciones, en carácter de Editor Digital de las iniciativas del conglomerado de medios.

De nuevo, realmente si leyeron hasta acá es porque les interesa saber qué es lo que va a pasar. 

Mi trabajo va a ser el de nexo entre el contenido generado desde los medios; La Nación, Crónica, 970 AM y Montecarlo, con la audiencia. De hacer que las noticias lleguen a la gente y salir de la zona de confort de esperar que la gente llegue a las noticias. Se trata de canalizar los productos periodísticos nativos hacia el lenguaje que requieren estos tiempos, a nivel audiovisual incluso, y con el necesario condimento de la instantaneidad ante la gran escala de producción de noticias que se tiene.

No pasa por volver a un medio tradicional, pasa por innovar ladrillo por ladrillo, construyendo sobre una estructura que se seguirá sosteniendo. Intraemprender. Que se entienda de todos modos que no es tampoco pintar una fachada, sino diversificar las vigas que se extiendan gracias a los pilares construidos por un medio con 20 años de experiencia.

Yendo al detalle, y a modo de prometer tranquilidad (?) los equipos digitales existentes seguirán trabajando de manera independiente a sus productos madre, sin injerencia alguna en el tono filosófico/comunicacional por parte mía. El desafío está en generar un mayor atractivo ante el crecimiento de la penetración de Internet en Paraguay y mirando las proyecciones anuales, con información y entretenimiento, segmentando los productos a través de sus respectivos canales, los que ya están disponibles y los que estarán en un futuro no muy lejano.

Así también mis tareas pasarán por asociar los esfuerzos separados de un grupo que es demasiado cercano a mis afectos, fue el primer lugar en el que trabajé a nivel periodístico hace ya 8 años. Es decir, esto es en parte como volver a casa.

Después de leer todo esto, ¿tienen algún tipo de duda? Olvídense:

Ejempla queda en buenas manos.

Por mi parte, no estoy en la etapa de llorar porque se terminó, más bien en la de sonreír y disfrutar por qué pasó. Hace poco tras la pérdida de un familiar, alguien dijo que la única despedida que duele es la que nunca ocurrió. Y así como todos los días me cuesta despedirme de mi hijo, sé que el hecho de que él camine solo, me indica su solvencia para poder seguir avanzando. Paso a paso.

Y claro, Cerati siempre tuvo razón, decir adiós es crecer.

Au revoir.

Estándar

3 thoughts on “De emprender a aprender

  1. kersenon dice:

    Éxitos bro, estoy seguro que vas a cumplir extraordinariamente en tu nuevo labor, como siempre.
    Fuerzas y un abrazo.

    PS: Clari esta agarrando dos turnos en la radio, decile pues “ikatu pio?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s